La muerte y el proceso de ascensión

La muerte y el proceso de ascensión

La muerte de alguien suele ser dolorosa para aquellos/as que seguimos aquí.

Una persona enfrentando a la muerte puede experimentar estados de terror extremo o de éxtasis, pero finalmente será un estado que terminará pronto. Sin embargo, para nosotros puede ser una gran y dolorosa pérdida. Y este dolor de la pérdida puede ser tan grande que puede tomarnos años salir de allí, si es que salimos.

A menudo ocurre que tenemos un sentido de continuidad –especialmente con aquellas personas a las que somos muy cercanos/as- en el que podemos sentir la energía de esa persona incluso después de que su cuerpo físico ya no está aquí. Pero no es lo mismo; no podemos tocarlos, oírlos, compartir experiencias, besarlos ni abrazarlos. Todos sus objetos y posesiones se quedan atrás y pierden su significado, excepto quizás la energía residual de la persona.

La muerte es una pérdida tal en nuestra sociedad que rehusamos mirarla y hablar de ella. Incluso ni siquiera nos damos la oportunidad de procesarla junto a amigos y parientes ya que ellos también se hallan muy ocupados reprimiendo el dolor de esa pérdida que sienten en su interior.

Así es que ¿cómo la muerte puede ser una parte tan importante del proceso de ascensión? Bueno, que moriremos es algo inevitable, así como también es inevitable que todos/as a quienes conocemos y amamos mueran algún día ¿quién irá primero? Nadie lo sabe.

Una vez en el estado de ascensión, no sufrirás por tu propia muerte, sino que la recibirás con tanto gusto como lo has hecho con tu vida. Será simplemente otra aventura, tan emocionante como cada día de nuestra vida.

Sin embargo, puede pasar que sientas el dolor de otros cuando mueren, pero es muy probable que pronto retomes contacto con esas personas que han muerto, a menos que estuviesen en un espacio o estado de muchísima oscuridad cuando lo hicieron. De ser así, puede tomar un poco más de tiempo el tener la conciencia suficiente para contactar a los que aún viven aquí.

¿Puede alguien ascender luego de la muerte?

Sí.