Mírame, no me veas

“Mírame, no me veas” es una energía que tienen muchos trabajadores de la luz.

Por un lado, los trabajadores de la luz son en gran medida “personas sociables”. Hacen todo lo posible para ayudar a los demás, crean interacciones de alta frecuencia y grupos que apoyan, sanan y construyen.

Por otro lado, podemos ser expertos lobos solitarios, querer que nos dejen solos, estamos más cómodos solos y muchas veces acabaremos viviendo solos, con perros, gatos, caballos o cabras (poner aquí el nombre de nuestra mascota), o en un apartamento tipo templo, a prueba de ruido y separado del resto de la ciudad en la que pudieran vivir.

En los últimos meses, de hecho desde agosto del año pasado, Larry, a veces yo y algunos de mis estudiantes que viven en la Península Olímpica (y Oregon), hemos estado asistiendo a ferias y eventos físicos para decirle al Universo que estamos listos. para ser visto y establecer contacto con él.

Por un tiempo, Larry dijo que era para romper con la “supresión disimulada” (“shadowbane” en inglés) que hemos estado experimentando en Internet. Es difícil, dijo, que te hagan supresión disimulada cuando estás físicamente allí.

Bueno… logramos hacernos supresión disimulada incluso en eventos físicos. Fue bastante extraordinario cómo nuestra ubicación física y otras orquestaciones surgieron para crear una experiencia con muy pocos o ningún cliente en cada ubicación.

La travesía hacia estar físicamente disponible para el colectivo humano ha sido muy esclarecedora. Estas son algunas de las cosas que vimos y algunas de las cosas en las que hemos trabajado para que funcione.

  1. Aunque queremos ser conocidos, reconocidos y buscados, preferimos la comodidad del anonimato.
  2. Nos resulta difícil estar cerca de las masas despiertas, tanto a nivel energético como físico.
  3. Nuestro “por qué” para ser vistos y alcanzados físicamente no estaba claro, y cuando comenzamos a discutirlo, nos dimos cuenta que no era el mismo entre las personas que se unieron a nosotros en este experimento.
  4. Teníamos algunas objeciones claras y muy obvias a que la gente viniera a nuestros stands. Aunque eran inconscientes y se expresaban a nivel del lenguaje corporal.
  5. La energía de “mírame, no me veas” era muy fuerte y poderosa.
  6. Pasamos de intentar hacer más de una docena de cosas a concentrarnos en unas pocas en las exposiciones. Creo que con el tiempo todo se reducirá a un solo elemento.

Después de cada evento, el equipo principal de participantes en este experimento se reuniría y discutiría lo que habían percibido, exploraría formas para hacer que nuestro «por qué» encajara en la intención externa, asi como procesaría cortafuegos y programas que gritaran «no me veas» a pesar de que la intención externa era “mírame”.

“Mírame, no me veas” es una expresión que estoy usando y que indica cuando una persona que invita a otra a interactuar con ella, chatear, ser amigos, entrar a la tienda, pero que en cuanto la otra persona lo hace, le pide que se vaya y se vuelve antipática o les cierra la puerta en la cara.

Después de varios eventos, las energías de todos en el grupo comenzaron a volverse claras y más cohesivas. Los individuos comenzaron a definir y tomar el control de lo que querían del evento y por qué, individualmente, querían participar.

Una de las cosas más sorprendentes que vi fue que Larry asumió su papel de Adulto Sabio y dio una clase sobre una habilidad que desarrolló llamada “Crystal Scrying”.

Cada persona que ha estado participando ha tenido un crecimiento masivo en su propia vida sobre por qué está aquí en la Tierra ahora mismo. Ha sido toda una travesía.

Para tu información, el mismo equipo que organiza los eventos físicos está en el panel de discusión de la segunda hora de nuestro podcast Driving To The Rez. Aunque solo está en inglés asegúrate de recibirlo para escuchar cuál ha sido su experiencia. Hasta ahora ha sido un viaje fascinante.

Si estás experimentando la energía de “mírame, no me veas” en tu vida, comienza por descubrir el “por qué” de estar aquí en la Tierra. Luego, asegúrese de que tu cuerpo esté dispuesto a estar disponible para los demás y, si no lo está, analiza el «por qué» no lo está. A menudo, es miedo basado en experiencias incómodas que sucedieron en el pasado al conectarse con otras personas.

Luego, sal y observa lo que sucede cuando lo haces. Esto te brindará muchos datos sobre qué programas podrían estar ejecutándose.

Verás, el “shadowbanning” no “nos lo hacen” sin nuestro acuerdo. Y, la mayoría de las veces, el acuerdo es algo inconsciente y algo que podemos superar.

¿Por qué es importante saber todo esto e intentar estar disponibles para los demás? Porque nuestro trabajo es ser parte de la Bandada de los Trabajadores de la Luz de todo el mundo que están dando un paso adelante para liderar al colectivo humano hacia un mundo maravilloso y lleno de luz. Si no lo haces tú, ¿quién lo hará?

¡Hagámoslo!